lunes, 24 de febrero de 2014

Friends, empotradores y demás hierros.


Foto cortesía de Vampiromindundi.


 Puedes pinchar la imágen y ampliarla, para ver con mucho más detalle.



Vampiromindundi es escalador, equipador y en un futuro "Bigwallero" que ya le he dicho que en cuanto podamos nos vamos a cascar hierro (y carne la que se deje) a todas las fisuras que podamos del Capitán. Y de otro sitios...

También tiene una manía extraña, que es coleccionar todos los cacharros de escalada que puede almacenar. Tiene cosas muy curiosas, desde los Amigos del Galayar de la marca Calma a los RP´s de bronce, los Wallnuts o los Slide-Ball, los Camalots o los Totem-Cam. Le pega a todo, le da igual. Sus riñones no se echan a temblar cuando no le cabe ni una chapa recuperable en el petate de 70 litros. ¿A que impresiona?

Luego fijaros en el detalle de la marca: "Adammut" prima hermana de la conocida marca -Mammut- de la que Vampiromindundi es fiel seguidor y lleva sus productos cual fetichista refinado. Me cuenta que su marca personal "Adammut" hacer referencia al grupo de amiguetes de su zona de escalada, donde es asiduo; que rima con Adam... (no desvelamos más) En vez de ser un mammut es un jabalí ¡Qué puntazo!

En fin, que disfute el personal con la foto que se ha currado mi amiguete que nos la deja gratis por aquí.



lunes, 6 de enero de 2014

Mayayo-del Pozo a la Aguja Negra. Galayos. (I)



Desde que me senté a escribir esto, ha pasado un poco de tiempo. Solamente siete meses. Aquí están las impresiones y las vivencias de aquel fin de semana en los magníficos Galayos.






 Principios de Junio.

Aquel fin de semana posiblemente fuera el último, bueno; no sé.

El caso es que quedamos Félix, Laura y el que escribe (como puede) para ir a Galayos. Con muchas ganas y motivación, salimos el Viernes por la tarde.





Llegas a la cabra pronto, mola porque preparas el macuto y vas sin prisa. Después de llenarlo sin querer darme cuenta de la cantidad de cosas que llevamos, subimos.

Arriba increiblemente hay mucha gente. Se nota el ambientillo. Según llego lo primero que me sorprende es la cantidad de personas que hay, luego que entre la Murma y la Underground hay algo blanco raro. Resulta que una chica va a hacer "Danza Vertical" y tiene puesto un trapo blanco para que no la rocen las cuerdas en un filo. Interesante.

Saludamos a nuestros amigos de Levante (Juanjo Alberto) junto con Tato que vienen a degustar las excelentes vías de Galayos. En el caso de Juanjo es su primera vez y ha flipado. Volverás majete, volverás...

Hay que buscar hueco, porque parece que la noche va a ser fría y quizás ventosa. Cenamos y nos instalamos.

Esperamos a Gustavo y a Pedro, dos amigos de hace tiempo que han quedado con nosotros arriba. Ellos escalarán mañana en el Torreón; llevarán a Laura en su primera vez en Galayos. Una curiosa casualidad es que yo me estrenara con Gustavo y Félix en Galayos concretamente en el Torreón. Laura tendrá esa misma suerte. La chica, un poco incauta no sabe lo que es el Torreón hasta que lo ve desde el refugio. ¡Qué forma más auténtica de subir!


Nos vamos a los sacos, intercambiamos impresiones parafraseamos sobre la escalada... lo de siempre. Alguno ronca más de la cuenta y eso sumado al fresco nos hace pasar una noche un poco íncomoda. Ni silbando al "Roncón de Quevedo" para. Voy a subirme yo también tapones.


Amanece y ninguno queremos salir del saco. Hasta que no de un poco el sol yo me niego. ¿Qué ocurre? Hasta las 10 no nos ponemos en marcha a nuestra vía. Que si un café, que si dame una galleta, que si toma dos... no acabamos. Ahora voy "a ver al señor roca" dice uno por ahí...

Laura para el Torreón a darle a la Lucas, nosotros a la Aguja Negra. Joder, como impone. Ya remoloneamos  Félix y yo. Pero bueno un poco de empeño y cabezonería.

Comienzo de la vía sobre la piedra empotrada.



Llegas a la canal, con la Oeste ahí plantada más vertical que nada. Y no se ve el comienzo. Porque no hay un miserable croquis en condiciones. Te marca un techo triangular con dos entradas. Yo no lo veo claro pero Félix si. Y digo, pues sube tú que a mí me da la risa(y bastante miedo). Y efectivamente era por ahí.



Félix hace el paso por la izquierda asegurado a un mal puente de roca


Hay que situarse justo encima de un gran bloque atascado en la canal, y con unos pasos un poco expuestos por la izquierda y difíciles, Félix se mete. Más tarde subo por la derecha, menos difícil y con posibilidad de asegurar con empotradores muy pequeños. Pero no hay emplazamientos muy fiables.


Clavos demasiado antiguos



Un clavo que salta a la vista



 Dos clavos de armella te saludan, y marcan el comienzo de la vía. Una travesia ascendente bajo un techo a derechas te pone en la vertical de una fisura con muchos clavos (y menos mal) hay un paso difícil de cojones. Llegas a una reunión que hace años estaba limpia, pero ahora hay dos spit. Los vamos a usar, porque primero: somos unos cagones y segundo: están ahí.



Recuperando el primer largo


Largo graduado de V+/A1 vas a flipar para calentar.



Me toca, subo por una fisurita con un par de clavos coquetos, voy ascendiendo a por un diedro. Tengo en mente buscar el famoso buril. El único en toda la vía. Un clavo roto no me gusta, sigo el camino lógico. Hay que leer mucho la roca. Piensa que llevas unas cletas. Ya veo el buril. Un paso tontorrón pero fácil me lleva a él y salgo con otros pasitos a una pequeña repisa. Veo una armella, me estiro y chapo. Otro paso no difícil pero algo desconcertante me lleva a la famosa "repisa de las golondrinas". Un gran clavo con armella atestigua la excelente reunión que se monta con fisureros. Largazo espectacular y bonito.



Salida de la primera reunión.


Félix a mitad del segundo largo


Cómoda y segura, así es la segunda reunión.


Se ve una fisura de dedos de aspecto intimidante, pero si te fijas verás que por fuera hay canto. Unas gradas con bloques y alguna piedra suelta te llevan a una pequeña repisa y reunión con dos clavos muy bonitos.



Ya puedes ver el techo que marca A1 con un clavo bien visible. Pues me voy corriendo, que se nos hace tarde. (Pensábamos que la vía era corta)



En uno de los pasos más bonitos de la vía


Los graznidos de un murciélago en la fisura me asustan aún más de lo que ya voy. Clavos en buen estado y Aliens que introduzco en un largo difícil de leer. Se me va un pie, al loro. Que no, que es coña.



Golondrinas revoloteando


 Le comento a mi compañero: ¡Menos mal que voy protegiendo! Si no, no subo en libre ni de coña. Atentos al largo.



Salimos con mucho ambiente, y veo brillar un spit M-10 con chapa bicromatada moderna. Abajo hay una repisa verde, pero donde está el spit tengo otra repisa inclinada y apuro unos metros más. Creo que aquí coincide con la "Directa Barriobajeros"

Cuarta reunión.




Se puede reforzar muy bien con empotradores la reu.Cuidado con el bloque de arriba, está suelto. No lo tocamos porque había mucha gente por la canal deambulando. Si no, no dudes en tirarlo.


Desde esa reunión veo a Laura, Pedro y Gustavo a lomos de la cumbre del Torreón. Les gritamos y saludamos. Nos sacan alguna foto interesante. Y nosotros a ellos. Así da gusto.


Pedro saludando



En el siguiente largo, el croquis te recomienda salir a la izquierda por un espolón con agarres. Se ve sucio pero lo justo, una pitonisa marca el camino. Mi compañero prefiere subir por el diedro fisurado de la derecha. Muy bonito pero hay que empotrarse y ver los reposos.






Este diedro desemboca en una repisa y por delante una chimenea que no es tal pues hay agarres por doquier. Seguimos ascendiendo a izquierdas y en una cómoda repisa ante nosotros se descubre aquel famoso largo de séptimo superior ( VII ) que Manolo Martinez "Musgaño" amigo y compañero de Félix en sus años mozos; intento liberar y casi lo consigue. Lo ves y da miedo. Desploma y hay clavos pero tienes que meter empotradores. Famoso dicho: donde entra hierro no entra carne. Vas mal. Lo intento pero me supera y ya voy con la pila floja. Acero como un condenado y protejo el primer paso. Bajo a intentarlo pero nada. Voy acerando sin temor colgado de clavos y pitones. Se intercala algún Alien. Llegas a una repisa cuadrada donde tienes una sensación de verticalidad fuera de lo común.

El largo más difícil

Recuperando el largo




De vez en cuando escuchamos aplausos, que no entendemos. Más tarde nos cuentan que la "Danza vertical" ha sido por la tarde y la gente aplaudía un espectáculo muy entretenido.


Otra cordada progresa por la Mayayo en su famoso largo




Esa repisa es conocida como "El nido" tienes que hacer un cambio de diedro y llegar a un techo con fisura. Dos clavos te indican que vas bien. Reunión en una amplia repisa y con un parabolt con Argolla (el único de toda la vía y un clavo de "V")



Ya parece que queda menos. Pero no.

Ante nosotros aparece un largo más, vertical, de fisura que recorre el filo izquierda de la Aguja Negra. La reseña antigua lo marca de Vº y A1. Félix saca sus propias conclusiones. Es un largo que se puede escaquear por la Oeste clásica pero como dice Félix "somos del mismo Bilbao" nos lo complicamos. Hay clavos pero es tan vertical y mantenido que requiere mucho esfuerzo, ya no queda casi pila. Estamos cansados.


Justo la fisura que hay delante de Félix.


Tardamos más de la cuenta, pero al final salimos por arriba. Nos queda el largo destrepe. Desde donde me asegura el compañero hago una trepada a la propia cumbre. Ahí nos bebemos el agua ya. Vemos a unos rapelar, pero antes toca otro rápel desde dos spit o un destrepe un poco peligroso. Destrepamos y vamos directos al segundo rápel, este ya si que sacamos la cuerda. Son casi 30 metros hasta la brecha a subir un poco para dar a la canal. Unos que van por delante no saben bajar. Les indicamos el camino, porque se bajaban por el espaldar teniendo que ir al vivac de la Mª Luisa. Menuda vuelta.

Destrepe con cuidado o rápel.


Rápel montado de dos parabolts M-12



Yo estoy muy contento y satisfecho con la ascensión a la vía. Me ha gustado mucho aunque hemos tenido que darlo todo. Bajamos cansados.


En el refugio nos espera Laura, sus compañeros ya han bajado. Cenamos con hambre y nos buscamos un hueco para dormir. En el refu hacemos la reseña de la vía y ya no podemos con nuestro cansancio. Tenemos una súper Luna que nos ilumina mucho. Es un regalo para los ojos disfrutar de aquello ahí arriba. Galayos para siempre. Las imágenes se graban en la retina y disfrutamos tres amigos de un cielo mágico.

Croquis de la cabecera del post, sin pasar por ordenador

Súper Luna




Vuelta a los ronquidos, pero esta vez amenizados por las guitarras de los músicos y el Bongo de David, el guarda. Como guarda del refugio es excelente, como percusionista... no voy a hacer comentarios jajaja

Son las 12 y siguen dale que te pego al guitarreo. Así me alivian de los ronquidos. Mañana queremos algo suave. ¡A la piltra!


Continuará....

sábado, 7 de diciembre de 2013

Soria-Riaño. Dos Torres. Pedriza.










Es difícil encontrar compañero para estas vías. No hay apenas información sobre la vía en internet, está muy lejos y es chunga.



El mejor croquis y los datos más fiables los encontrarás en la guía -Pedriza. Vías conocidas y desconocidas- De Tino Núñez. Ediciones Desnivel. No cuento más, compraros la guía que es barata y muy útil para no hacer las mismas vías de siempre.





Si me mandáis una foto de la cartilla del paro os mando un croquis reciente. (Cómo en algunos conciertos, si estás en el paro entras gratis)


Y ahora un pequeño relato de nuestra escalada.


La mejor aproximación para la subida me parece que es el camino que asciende entre las Buitreras y el Hueso hasta Cancho Amarillo. Desemboca en el bosque de Navajuelos. Una subida algo cansada pero muy agradable en cuanto a vistas de la Pedriza.


La pared de Santillana y el Mogote de los Suicidas.


No había otra vía que me motivara hacer más. Y consigo engañar a Helena, que es fácil porque dice que a donde viene conmigo se lo pasa bien. (Siempre sufrimos un poco pero eso es pasarlo bien)

Afortunadamente se apunta nuestro amiguete Gonzalo.


Gracias a él, me quito el marrón de hacerme el primer largo. Es una chimenea estrecha que se protege bien con los Camalots. Nosotros llevamos hasta el Nº 6 pero con un número 5 también se puede pasar.

Gonzalo se curra el largo bastante bien, le tiro algunas fotos.









La reunión es bastante asquerosa y mosqueante. Dos buriles de chapa y un spit del 8 oxidado. Hay que recordar que la vía la abrió Carlos Soria sin colocar ninguna expansión, pero en posteriores repeticiones han ido añadiendo cosas.

Colgadetes tres ahí como que da palo.




Se tiran el rollo los compañeros y me dejan el famoso largo de fisura (que se supone que es donde mejor me manejo) Hay que tener cuidado para colocar el primer seguro. Cuando llegas al spit moderno que hay sientes alivio. El siguiente seguro es un buril de unos 6 milímetros con chapa fina fina. Baila y cuesta chaparlo.




Alguien ha dejado una cinta en el siguiente clavo y si te estiras a chaparlo te quitas el miedo de caer al remache asqueroso. Ahora tienes la fisura delante y estás en el reposo. Un clavo casero de aluminio que parece fiable. Y al lado... ¿Un taco marrón? Que cojones es eso... ¡Un murciélago! Y al lado... ¡Unas salamandras negras como el carbón! Estos animales conviven juntos en la grieta.

El murciélago



Les atuso un poco con el dedo y se esconden más al fondo. Lo justo para meter un friend sin molestarles mucho.

Clavo de aluminio casero


Más arriba hay un clavo de pata de estantería con un taco de madera, ni me aseguro a ello.




Cuando te pones bajo la fisura te entra de todo. ¡Joder con el Tino! El primero en hacerlo en libre con Pablo London. Hay que tener bastante nivel para ir a vista y superar esos pasos. Yo he fundido la pila y acero como un condenado hasta las setas donde ya se calma el percal. ¡Qué ambiente!






La guía marca reunión ahí, pero prefiero salir los pocos metros que me quedan. Un poco de fisura desplomada con una buena seta a la izquierda hasta dar con unos clavaderos. Ahora un lomo de adherencia con unos buriles...

Vistas desde el rápel del largo de fisura



Cuando ves esos buriles, piensas en no caer. Simplemente son asquerosos. Hay uno con un alambre que da un palo.... ¡jooooder! Hasta que pillas la seta se hace eterno.


La reunión es buena, con un gran puente de roca que rodeo con la misma cuerda y unos friends en lo profundo de la grieta. Los colegas suben bastante rapidito ese largo, sobre todo Helena que me agradece haberle dejado los Totem-Cam bien puestos.


Lo que viene ahora no tiene ningún atractivo. En la guía de Luján te recomiendan irte directamente a los rápeles. Pero no sabes si es mejor destrepar eso o subir por arriba. De perdidos al río. Veo marcas de buriles en la roca arenosa. Están los boquetes pero ya nada queda de los tornillos.



Lanzo unos metros de cuerda a una laja que me aseguran un paso bien mosqueante. La roca es muy mala, los gatos patinan. Llego a una repisa y veo un desprendimiento. Supongo que antes había mejor pie, ahora se ha quedado un poco expo el paso. Es un micro paso difícil que si eres alto lo puedes sortear bien.


No veo otra opción que hacer un paso de hombros y se lo cuento a los compis que están mirando aterrados por donde tenemos que subir.

¡Un momento! Voy a tirar unos metros de cuerda que he traído para abandonar a ver si encajo un nudo por ahí. Hago un ocho bien gordete y lo tiro cual Pirata al abordaje.


¿Cuántas posibilidades tengo para colarlo a la primera en el único maceado que hay en las hueveras? Pues a la primera lo dejo enganchado. Yo flipo y mis colegas más. Le cargo todo el peso que puedo y gracias a ésta arcaica técnica consigo llegar al asidero bueno.






Ya veo unos cordinos en un puente de roca muy gordo. Decidimos dejar fijo ese retal de maroma de 12 milímetros, para los próximos repetidores. A ver si así la gente se anima más a hacer la vía. Precaución con ello, pues hemos dejado la cuerda bien sujeta pero las inclemencias del tiempo pueden deteriorarlo.

Gonzalo remata el cabo en un puente de roca muy arenoso



Y así quedó...



La guía te marca un rápel de 15 metros desde aquí, pero la opción más adecuada en estos momentos es recorrer la cumbre hasta el final y rapelar desde la última reunión de la vía Altoamáquina, desde dos modernos parabolts en dos rápeles estamos en pie de vía. Hay que tener precaución en un paso para cambiar de cumbre, la roca es arenosa. Se recomienda asegurar el paso al que pueda necesitarlo. Gracias a esta vía no tenemos que utilizar las instalaciones antiguas que dan bastante miedo.




Y bajamos mirando Altoamáquina, la dejamos para futuro proyecto ya que tiene una pinta muy buena.



Notas finales:


Es una vía recomendable sólo para aquellos que sean coleccionistas de clásicas y les guste el sabor de la escalada antigua. Como dice Tino en su guía, se requiere cierto nivel; pues hay puntos donde no debes caerte. Con un juego completo de friends se sube bien, unas 10 cintas (anillos) para las cosas que hay fijas.
Si se reequipa la vía con modernos seguros pierde bastante el carácter, aparte de que en la apertura nadie colocó ninguna expansión. Estuve tentado de subir el burilador por si acaso, pero preguntando a Tino sobre la vía me comentaba que Pablo y él nunca reequipaban las vías de artificial que hacían en libre. Por lo tanto no voy a llegar yo a poner más fácil la vía y dejarla a un nivel más asequible. Si no puedes pues te bajas. Tiene que haber algo de reto ¿No? Aún así hemos dejado el cordino y eso ayuda bastante en uno de los pasos más mosqueantes y expuestos.


Es necesario recordar que es una zona poblada de buitres y se debe respetar la época de nidificación. Encontramos éste cartel que así te lo indica.




Un poco caducado...


A la bajada decidimos ir en dirección al Cancho Buitrón a buscar la ladera de los forestales que nos deja en las zetas. Una opción mucho más rápida pues bajamos en sólo 1:45 minutos. Rápida y bonita pues con las últimas luces la Pedriza se descubre de otra manera. Y allí lejos sin colas en las vías, sin gente, en la soledad, nosotros disfrutando de una buena vía.










jueves, 21 de noviembre de 2013

Ciclo "Conoce la Montaña" Conferencias.










Desde el mes de enero del 2014 a junio, Ámbito Cultural os propone un ciclo de conferencias que pretenden acercar la naturaleza al hombre: conoce con nosotros la montaña. 

Desde el próximo mes de enero al mes de junio de 2014, la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao, acogerá el ciclo de charlas "Conoce la montaña", una oportunidad de interesarte por las posibilidades que nos brinda la naturaleza.

Desde las montañas más próximas hasta los confines más alejados del mundo. David Torres y Gonzalo Pernas presentan una introducción a la cultura alpina desde la literatura, la geografía, la historia, la escalada, la ecología. Un ciclo de charlas dirigidas tanto a practicantes de actividades de montaña como a amantes de la Naturaleza en general.

Participarán Eduardo Martínez de Pisón, Jesús Gálvez, Antonio Sáenz de Miera, Luis Prados de la Plaza, Gonzalo Pernas, José Isidro Gordito, Paco Aguado, Ramón Portilla, Carlos Soria, Carlos Muñoz Repiso, Darío Rodríguez, Chus Lago y Sebastián Álvaro y el ciclo se impartirá dos miércoles al mes, el segundo y el cuarto, a las 19:00 horas.

Inscríbete ya en   ambitoculturalmadrid@elcorteingles.es   . Plazas limitadas.
A continuación os detallamos el programa del ciclo:


Enero. Nostalgia del Guadarrama
1. Día 8. Eduardo Martínez de Pisón
2. Día 22. Jesús Gálvez
Febrero. Historias y leyenda
3. Día 12. Antonio Sáenz de Miera
4. Día 26. Gonzalo Pernas
Marzo. Recuerdos de Gredos
5. Día 12.José Isidro Gordito
6. Día 26. Paco Aguado
Abril. De los dosmiles a los ochomiles
7. Día 9.Ramón Portilla
8. Día 23.David Torres
Mayo. Una fábrica de sueños
9. Día 14. Carlos Muñoz Repiso
10. Día 28. Darío Rodríguez
Junio. El cielo es el límite
11. Día 11. Chus Lago
12. Día 25. Sebastián Álvaro